menu
Audacia Abogados
_atributos.espanyol
Fondo de imagen

Como proteger tu dinero después de un divorcio

Te interesa saber que pasa con tu dinero después del divorcio?

Como proteger tu dinero después de un divorcio

¿Qué ocurre con tu dinero tras el divorcio?

El reparto de los bienes es lo que habitualmente genera mas debate entre los cónyuges en el caso de divorcio contencioso, es decir, sin acuerdo.

Seguidamente, vamos a explicarte en detalle qué es lo que sucede de manera más habitual y qué es lo que puede hacer la pareja todavía casada con cada uno de los productos financieros que tienen contratados.

¿Qué pasa con los ahorros (cuentas y depósitos) después el divorcio?

El dinero se va a repartir según el régimen matrimonial que tengas. A continuación, explicamos cada caso de manera más específica, pero teniendo en cuenta que cada matrimonio y circunstancias son diferentes puede variar.

Matrimonio con separación de bienes.

En esta situación como se deduce del nombre del mismo el titular de cada producto financiero es el que se quedara con el dinero del mismo. Pero si te encuentras ante la situación en la que hay una cuenta o depósito conjunto, el dinero del mismo se asignará en un 50% para cada uno.

Matrimonio en régimen de gananciales.

En este tipo de régimen, con carácter general, los fondos existentes en las cuentas bancarias se repartirán al 50% sin tener en cuenta quien/es son los titulares de la misma.

En el caso de gananciales, el régimen es mucho más complejo, por lo que se deben tener en cuenta muchos más factores.

¿Qué sucede si uno de los dos emplea los fondos de una cuenta compartida?

Si nos encontramos en la situación en el la que uno de los cónyuges emplea dinero de una cuenta bancaria que tienen en común,

Si uno de los dos utiliza parte del dinero de una cuenta bancaria compartida en régimen de gananciales una vez la pareja ya se ha separado y ha iniciado el proceso de divorcio, deberá demostrar que la finalidad era favorecer la sociedad matrimonial. En caso contrario, cuando se realice la repartición de bienes se descontarán los fondos que se hayan utilizado.

¿Qué opciones existen para gestionar un préstamo cuando la pareja se disuelve?

Solicitar un préstamo en pareja es habitual, ya que las probabilidades de que se conceda aumentan cuando en el contrato figuran dos titulares. No obstante, el divorcio de una pareja con deudas a medias se complica. Si ambos tienen la responsabilidad de pagar las cuotas del préstamo mientras se ha convivido como pareja, esta obligación no se elimina con el divorcio.

1ª La opción más sencilla es que se comparta el pago de las cuotas. Para ello, bastaría con dejar una cuenta corriente en la que figurasen como titulares ambos e ingresar en ella el importe mensual. No obstante, esta opción no es la óptima para todas las exparejas, ya que para que pueda producirse, la ruptura debería ser amistosa o, como mínimo, cordial.

2ª Si una de las dos personas se queda con el bien que se ha adquirido con el capital del préstamo, se puede negociar para que solo este se haga cargo de pagar las mensualidades y se quede con el bien. No obstante, habría que asegurarse de que así se haría, porque, de lo contrario, el banco tendría derecho a reclamar la cuota al otro titular.

Modificar la titularidad del préstamo y que figure solo uno de los cónyuges. De esta forma, el otro quedaría libre de deudas. No obstante, ya advertimos que no todas las entidades financieras permiten esta opción, porque supone perder un titular o lo que es lo mismo, perder una garantía de pago.

4ª Cancelar totalmente el préstamo. Lógicamente, esta es la opción óptima para los dos, ya que la deuda dejaría de existir. El problema es que difícilmente se puede llevar a cabo, ya que para eso se precisarán de los fondos necesarios para amortizar anticipadamente el préstamo. Una solución por la que pueden optar es vender ese bien y con el dinero de la transacción amortizar la deuda.

¿Qué pasa si uno de los dos deja de pagar las cuotas?

Si tras la disolución de la pareja se sigue compartiendo el pago del préstamo, pero uno de los dos deja de aportar su parte, también se verá afectada la otra. En caso de que esto ocurriese, lo mejor es que las cuotas de la deuda se sigan pagando con normalidad y, posteriormente, acudir a las vías judiciales para reclamar la parte que la ex pareja había dejado de abonar.

Si deseas más información, no dudes en contactar con uno de nuestros Abogados de Divorcios para evaluar vuestro caso particular.

Otras Categorías

Otras Tags


Volver al principio Volver al principio